Ears to speak of

Amalia Pica, Argentina.

 

The Power Plant. Toronto, Canadá – 2017 / 2018
Curadora: Carolin Kôchling
Asistente de la curadora: Nabila Abdel Nabi- RBC CURATORIAL FELLOW

 

La naturaleza del lenguaje, los sistemas semióticos, la metáfora y la configuración del pensamiento a través de la comunicación han sido un hilo conductor en el trabajo de Amalia Pica.
Los sistemas de tecnología anticuados y analógicos son de interés para Pica debido a su “materialidad y componentes físcos”, una proximidad ontológica para el usuario o el objeto grabado.
Su trabajo ha abordado previamente los modos de comunicación tanto verbales como no verbales y la traducción que tiene lugar entre las ideas y los objetos, el artista y el público. También ha explorado el papel de la comunicación en la esfera pública, interactuando con los mecanismos materiales y las relaciones de poder que permiten hablar.

 

En su exposición en The Power Plant, Amalia Pica desarrolló Ears (2017), un nuevo trabajo, que continúa su compromiso con las fallas e imposibilidades de la comunicación y las tecnologías obsoletas.

La artista creó monumentales reconstrucciones de cartón de radares acústicos, también conocidos como “oídos que escuchan”, que se encuentran en Denge, Kent, en el Reino Unido. Estos dispositivos se construyeron a lo largo de la costa de Inglaterra entre los años 1920 y 1930. Diseñados para adelantarse a los ataques aéreos mediante la detección del sonido de las aeronaves entrantes, estos radares pasaron rápidamente de moda debido a la rápida evolución de las tecnologías de los aviones y los radares. Ahora las estructuras se erigen como ruinas, monumentos al fracaso. Pica los volvió a activar en el contexto de The Power Plant, que se encuentra en Harbourfront de Toronto, y está envuelto por el sonido de los aviones que despegan y aterrizan en el aeropuerto vecino. Previamente creó Acoustic Radar in Cardboard (2012), otro precursor de la tecnología de radar de la Primera Guerra Mundial, para “crear una imagen sobre escuchar, en lugar de hacer un dispositivo funcional”. Transformando estas tecnologías obsoletas en cartón, un material que absorbe sonido-Pica resalta la inutilidad y la calidad efímera de las estructuras.

Pero el trabajo también evoca la pregunta: si el pensamiento y el espacio se crean a través de la articulación, ¿cuáles son las potencialidades del fracaso y cómo puede la subjetividad de la interpretación ser productiva?

 

La exposición en The Power Plant también presenta obras de la serie In Praise of Listening (2016) de Pica; esculturas a gran escala de audífonos en mármol, granito y esteatita. En el corazón de estos dispositivos está la intención activa de hacer posible la escucha a nivel personal. Al reproducir los dispositivos en un medio que los monumenta y los vuelve mudos, Pica hace visible la multitud de formas en que los humanos intentamos comunicarnos de manera más efectiva, incluso cuando parecemos cada vez más reacios o incapaces de hacerlo.