ArtLima 2018 / Parte I

La nueva edición de ArtLima, consolida el objetivo de posicionar la marca país y  la escena de arte contemporáneo de la región a nivel internacional con una propuesta heterogéna y diversa en su sección principal, visibilizando en paralelo el trabajo de galerías y proyectos emergentes  y haciendo foco en los trabajos resultantes de residencias artísticas.

Rochi Del Castillo, directora de ArtLima, resalta también el potencial en articular la feria con actividades y propuestas que superan el recinto ferial estimulando la participación de instituciones públicas y otros  agentes culturales de la ciudad de Lima.

 

La original locación de la feria, el claustro principal de la Escuela Superior de Guerra, genera características escenográficas que aportan a la identidad del evento. La arquitectura neoclásica del edificio y las vistosas palmeras en su patio dinamizan el recorrido por las diferentes secciones de la feria.

ArtLima  se define como la plataforma formal a través de la cual se activa el mercado de las artes visuales en Perú. Además posee la característica diferencial de generar interacciones con la ciudad, activando propuestas como exposiciones satelitales en galerías, intervenciones en museos, espacios públicos y otras instituciones, ofreciendo un atractivo conversatorio, un incentivo al coleccionismo joven y un programa educativo y de mediación.

 

En la feria se encuentran las secciones:  PRINCIPAL, GABINETE, SOLO / DÚO, ÁREA, PLATAFORMA, PROJECTS,  INSTITUCIONAL Y PUBLICACIONES.
En la sección PRINCIPAL, curada por el comité y el curador general de la feria Gerardo Chavéz-Maza, participan galerías latinoamericanas consolidadas en la escena internacional, que presentan trabajos de arte moderno/contemporáneo.
Por otra parte la sección PROJECTS visibiliza el trabajo de residencias artísticas y esta curada por el colombiano Oscar Roldan Alzate cuyo guion curatorial plantea el desarrollo de  la idea de Territorio y sus realciones.
Las secciones GABINETE, SOLO/DÚO Y ÁREA, conforman otra característica destacada de esta edición de ArtLima donde las galerías, además de presentar los trabajos en su booth, pueden focalizar en la producción de sus artistas de acuerdo a la lógica de cada sección.  En ÁREA se presentan  obras de gran formato que son ubicadas en espacios comunes del recinto ferial. En SÓLO/DUO se presenta una exposición individual  o bipersonal  y GABINETE es un formato de booth de menor escala donde se expone la obra de un artista protagonista.

 

PLATAFORMA, sección curada por Gerardo Chávez-Maza, es a nuestro criterio, una de las secciones sobresalientes, donde participan galerías emergentes de Latinoamérica ofreciendo un panorama diverso y experimental de la escena contemporánea.

Entre las propuestas peruanas nos encontramos con la galería  Tokio que presenta un solo de la artista peruana Frances Munar Aparicio, quien expone una serie de esculturas de arcilla en composición con otras piezas en telas y madera. El solo se titula “A través de una línea fronteriza”, el cual refuerza la búsqueda e investigación de la artista con las culturas ancestrales de diversas regiones de Latinoamérica. Este proceso de creación sirve como disparador en su obra para visibilizar  las prácticas del pasado bajo una óptica contemporánea.
Este trabajo fue el receptor del premio Ca.Sa ofrecido por Colección Carvajal Sauma en distinción por el contenido, la factura y proyección de su obra.

 

 

La galería itinerante X-Change presenta una selección de piezas y trabajos que se destacan por sus diferentes técnicas y procesos de creación. El trabajo textil de la artista Sandra Caceres Simons rescata técnicas precolombinas que datan de 2400 años de antigüedad para aplicarlas a nuestra actualidad. Realizadas con alpaca, seda, lino, entre otros elementos, estas piezas nos remiten a la figura de un gran capullo, referencia conceptual con la que la artista trabaja  por la mutación y metamorfosis a la que remiten. También encontramos trabajos de Ana Cecilia Farah y Rossana López-Guerra.

 

La sección PLATAFORMA también ofrece proyectos como el de Seres.
La presencia de Seres se centra en la funcionalidad de “entretener” antes que “vender”. En su espacio, las piezas tienen una temática de feria carnavalesca, que ironizan, a través de una mala interpretación, el concepto ¨feria¨. Seres es una plataforma  itinerante dedicada a difundir, experimentar, crear, cuestionar e intercambiar arte y cultura en el Perú, con énfasis en el arte joven y emergente. La producción de este espacio está a cargo de los artistas Genietta Varsi, Tomás Orrego, Adriana Bickel y Alessandra Plaza.

 

La escena  emergente de arte contemporáneo chileno también tiene una fuerte presencia en ArtLima 2018. Destacamos el trabajo de la galería chilena  Sagrada Mercancía en alianza con la galería  Km 0.2 de Puerto Rico. El proyecto se titula Contrafuerza, y tiene como función primordial revisar algunos de los procesos históricos y políticos que atañen la memoria de una región geográfica marcada por el saqueo, la explotación territorial con fines económicos y la omnipresencia de estructuras de poder que generan desigualdad, fricciones y tensiones. Los artistas de este espacio son Santiago Cancino, Ivan Sikic, Karlo Andrei Ibarra, Adolfo Martínez y Yiyo Tirado. En este contexto, Ivan Sikic presenta una obra que representa formalmente su proyecto SAQUEO, iniciado en 2015, cuando invitaba a los interesados a  encontrar una pieza de oro 24 quilates escondida en una casa abandonada cubierta por montones de tierra. El proyecto hace foco sobre la minería ilegal en el Perú y evidencia la codicia del ser humano.

 

 

También encontramos el trabajo de Galería NAC, dirigida por Nicole Andreu que presenta los trabajos de Colomba Fontaine Izquierdo, Alejandro Quiroga Vial, MAtthew NEary, Diego Santa Maria, Maite Zubizarreta y Cristobal Cea Sánchez, los cuales  reúnen una visualidad relacionada al paisaje contemporáneo desde la mirada de una nueva generación de artistas. Su booth impacta con un mural participativo que presenta escrito la palabra “TRIUNFO” iluminada con una instalación de velas sobre esculturas que generan una atmósfera íntima y conectada a los ritos sagrados.