Unbounded Unleashed Unforgiving

Haimney Gallery, Barcelona, España – 2020
Fotos: cortesía de Haimney Gallery

Haimney Gallery presenta la muestra colectiva «Unbounded Unleashed Unforgiving» integrada por  las artistas Agustina Palazzo, Desiree De Stefan, Linfa, Gemma Penya Ferrer, Hef Prentice, Indra Zabala, Natalia Garcia, Sasha Smirnova & Sena Partal, Victoria Pidust y Katya Quel Elizarova.

La propuesta indaga sobre  la definición y aplicación de la virtualidad como parte de la construcción de identidad del ser contemporáneo a partir de diferentes formatos como vídeo, mapping, imágenes digitales, esculturas, instalaciones, piezas textiles y performance.

El incesante y acelerado ritmo de vida contemporánea ha intercedido no sólo en nuestra forma de interactuar y comunicarnos, sino también en la manera de percibirnos como entidades que poseen un carácter virtual. La exhibición hace referencia a esta nueva dimensión de identidad personal y el actual proceso de digitalización en nuestras vidas.

Algunas de las obras reflexionan sobre el hiperconsumo de contenido visual, el cual se ha intensificado en este último tiempo. Durante la inauguración se realizó una performance en la instalación «Scroll is an act of pleasure» de Agustina Palazzo, en donde la artista permanecía casi hipnotizada en el acto persistente de desenrollar una bobina de papel. Este acto hace alusión directa al scroll que hacemos desde nuestros teléfonos móviles, referenciando la sobredosis visual de ver múltiples imágenes al mismo tiempo sin ver ninguna en particular. También evidencia la cantidad de datos-imágenes que se consumen en determinado tiempo a través de un medio tangible, como el papel.

«Deslizar el dedo por la pantalla e inmergirse en la abundancia de lo veloz y estimulante pasa a ser un acto de placer, un regocijo al pasear por el torrente de imágenes, datos y entretenimiento desde nuestro lugar a velocidad instantánea. Un placer hipnótico, placer de permanecer en la inmanencia», agrega Palazzo sobre este trabajo.

La propuesta expositiva explora la definición y alcance de «virtualidad» abordando  la posibilidad de volver tangible lo abstracto y evidenciando la incidencia de la cualidad femenina en este proceso » (…) Etimológicamente la palabra virtualidad proviene del adjetivo “virtual” y del sufijo abstracto «idad» que indica cualidad. Su referencia corresponde al latín “virtus” y sobre éste se distingue una raíz en “vir” asociada a la valentía del guerrero, en este marco exclusivo del género masculino: valor, virtud, cualidad del varón. Pero en este caso potenciamos la cualidad femenina de las emociones, abstractas e incorpóreas, a la vez sumamente conectadas con los ciclos biológicos que nos rigen, nos facilitan la conexión y las acciones indispensables para lograr la colaboración y la evolución sustentables.»