Sírvete de mi, sírveme de ti

Ivan Argote, Colombia.

 

Proyecto AMIL, Lima 2016.

El trabajo de Argote gira en torno a los movimientos sociales radicales del siglo 20, prestándole especial atención a las fisuras y destellos que se producen en momentos de convulsión social. Para su exposición en Proyecto AMIL, el artista se centra en los afectos como categorías de análisis crítico, desafiando la supuesta superioridad de la razón científica sobre lo emocional y lo subjetivo.
Las seis piezas que componen la muestra, y que van desde lo épico hasta lo minucioso, exploran la interacción entre la presencia y la ausencia, motivo que reverbera en cada una de las obras. La autoridad del cuerpo y de la respuesta emocional se anuncia en este inquietante nuevo grupo de obras, reivindicando un conocimiento legítimo acerca del mundo.

La escultura que tiene el nombre de la muestra “Sírvete de mi, sírveme de ti “ tiene  4 metros de largo compuesta de aproximadamente 100 manos de poliuretano que han sido moldeadas a partir de diversos grupos de personas, desde amigos del artista hasta miembros de la audiencia Proyecto AMIL.

Debido a que cada mano debe ser moldeada sosteniendo la anterior, toda adición se convierte en una conversación, un momento de intercambio con las personas que previamente han participado en la creación de la escultura.
La pieza no sólo funciona como un emblema del self y/o de lo individual, sino que constituye una metáfora de un cuerpo social más amplio; planteando una reflexión en torno a ideas como intimidad y solidaridad, pero también sobre las distancias arraigadas en las estructuras sociales y culturales.

“Here eating dirt mom” es una instalación compuesta de más de 1.200 ladrillos de arcilla que se extienden onduladamente a lo largo del piso de las salas de exposición.
La distribución del espacio está completamente reconfigurada por estos ladrillos, que han sido hechos a mano por el propio artista, y que llevan la marca única aunque anónima, de su mordedura. Argote utiliza el simbolismo del ladrillo, elemento central en la arquitectura desde tiempos inmemoriales, para referirse a la construcción o reconstrucción de la historia desde un punto de vista personal y subjetivo.

“Setting up a system” es un pequeño collage que está basado en un método deconstructivo que cuestiona las relaciones entre imagen e ideología. Diversas fuentes materiales que circulan entre lo global y lo cotidiano -como libros especializados de fotografía, diagramas científicos, publicidad y periódicos locales- han sido modificados para crear diferentes capas en fricción que hacen visible e interrogan la autoridad de las imágenes y el texto escrito en la construcción de la memoria oficial.

 “Among us” son las grandes piezas de cemento agujereadas suspendidas del techo, que generan una arquitectura enigmática de presencias y ausencias en el espacio de exposición. Las esculturas parecen ser fragmentos, o incluso vestigios arqueológicos, de una estructura arquitectónica más grande. Su superficie revela extractos de frases relacionadas a la investigación de Argote en torno a la historia de las ideologías y la propaganda; y de su influencia en la producción de subjetividad.

En el video “Two 50 year old white males having emotions” una cámara rota 360  grados documentando dos hombres sosteniéndose en un abrazo. Con cada rotación de la cámara, los personajes cambian su estado de ánimo, generando un drama sin fin. Ambos personajes son hombres caucásicos de mediana edad, vestidos con ternos; una tipología que en el contexto del capitalismo financiero está asociada al poder y la dominación. Sin embargo, los individuos se ven extremadamente frágiles y no representan en absoluto este estereotipo. El vídeo funciona como una alegoría de cómo el mito neoliberal del individuo libre y autónomo no corresponde con la realidad de la interdependencia de las relaciones humanas.

 

Por último, situado en una de las vitrinas del Centro Comercial Camino Real y visible para los transeúntes, el video “Untitled” muestra a diferentes grupos de peatones en las calles de Nueva York que dan vuelta hacia la cámara con expresiones ambivalentes y confusas. La película capta en silencio y en cámara lenta, el momento dramático cuando la gente voltea desconcertada luego de haber escuchado al artista gritar frases como “Te amo” y “Eres hermosa”. El punto de contacto entre la mirada de los peatones y la cámara de Argote es un momento fugaz de conexión dentro de una masa urbana anónima.