Rhipsalis

Marcela Cárdenas, Colombia.


Nueveochenta, Bogotá, Colombia – 2018.
Curadora: María Fernanda Mancera.

 

La exposición de Cárdenas, Rhipsalis , explora  las formas que surgen de la observación de la naturaleza y del comportamiento de las especies con su entorno.
La fusión de materialidades y su articulación, simulan la morfología botánica en posibilidades escultóricas.

“Son propios de la naturaleza, estados de cambio, evolución, fragilidad y descomposición que producen el fin de la vida. En Rhipsalis, las piezas cerámicas se articulan con un material perenne como el bronce, pero también con látex y espuma, suceptibles al tiempo y al ambiente, característica que comparten con un ser vivo, que nace para morir.” Marcela Cárdenas.

 

Texto de María Fernanda Mancera:

 

La observación de la naturaleza, la hibridación entre sus reinos principales y la experimentación con la materia son elementos comunes en el trabajo de Marcela Cárdenas. En su más reciente proyecto, Rhipsalis, la artista llega a la cerámica con la intención de explorar las posibilidades inherentes a los materiales de origen mineral. Dicho interés da lugar a un conjunto de piezas delicadas que posteriormente ensambla con componentes de procedencia vegetal, creando así dibujos escultóricos que recuerdan tejidos ligeros y orgánicos.

 

La muestra lleva el nombre del género de cactus epífitos Rhipsalis, debido a la similitud existente entre las características visuales y mecánicas de estas plantas y las de las obras aquí presentadas. La palabra epífita (del griego epi “sobre” y phyton “planta”) se refiere a cualquier planta que crece sobre otra usándola únicamente como soporte. Este proceso, llamado parasitosis mecánica, hace alusión a la forma en que las plantas epífitas se fijan más no se adhieren a la corteza del árbol, mecanismo que igualmente describe la sujeción mecánica de las piezas que componen esta serie.

 

Cárdenas utiliza moldes para crear unidades de tubos de diferente calibre y longitud que después reviste con esmalte. La unión y acumulación de estas estructuras tubulares evoca el crecimiento ahilado de los cactus, al tiempo que genera tramas complejas que luego articula entre sí utilizando látex vegetal, bronce, espuma y pelo animal. De esta manera establece un diálogo entre materiales de distinta derivación, tanto perpetuos como susceptibles al tiempo y al ambiente, generando relaciones de tensión y correspondencia entre los dominios de la naturaleza.

 

Rhipsalis plantea entonces una reflexión en torno al origen de la materia y las vicisitudes de la forma desde la producción plástica. Con este proyecto la artista continúa su desarrollo exploratorio de piezas tridimensionales, dotándolas de particularidades visuales y táctiles que amplían los límites entre lo que conocemos y entendemos como animal, vegetal y mineral. Esto las sitúa en una zona de transición en donde materiales y formas, en principio opuestas, ahora forman parte de una extensión compartida.