Pets

Eduardo Srur, Brasil.

BIENALSUR – Buenos Aires, Argentina 2017.

 

La obra PETS es una intervención urbana que «emerge» del agua  evidenciando los desconceptos de los contextos en donde navega.
Las gigantes botellas se encuentran distribuidas sobre el Río Paraná en Rosario y  sobre el Riachuelo en Buenos Aires, cercano a las costas de dos barrios muy opuestos: Puerto Madero y  La Boca.
Esta intervención además de modificar el paisaje y generar una composición lúdica en el mismo, evidencia incómodos interrogantes sobre el estado del agua, su contaminación, el contexto social, los desechos que tiran en el agua algunas fábricas costeras, y otros puntos de controversia.
La famosa cuenca del Riachuelo, es conocida por sus altos niveles de contaminación, donde se recogieron en los últimos años más de mil toneladas de resiudos de su costa.

 

“Es una navegación poética que trae un mensaje potente adentro de su forma flotante hacia el horizonte. Ese horizonte que nos cuesta ver en la ciudad.
La intervención propone el reciclaje de nuestras ideas, el reciclaje de la manera como vemos el mundo y el paisaje a nuestro alrededor. También sugiere reciclar la función del arte contemporáneo en la sociedad, hacer expandir su presencia en la vida de las personas por medio de practicas y acciones más accesibles al público.

En un primer momento, el trabajo remete a un significado ecológico por su forma, escala y contexto. Esto se debe a dos experiencias con el agua que tengo todo el tiempo: una buena y una mala.

La buena es que soy surfista y aprendí a construir una profunda relación de respeto con las fuerzas de la naturaleza. Esto mantiene la activación de mis sentidos y mi percepción.

La mala experiencia, es que mi taller, en San Pablo, queda frente al rio Pinheiros, un rio totalmente contaminado que cruza la metrópolis y destruye cualquier relación posible con el paisaje. Este contraste continuo con el agua, por un lado, de inmersión total, y por otro, la negación absoluta, generó diversas acciones artísticas en los ríos de mi ciudad en Brasil.
La segunda cuestión importante y que se conecta directamente con el concepto de BIENALSUR es mi incapacidad de separar los campos de vivencia entre el arte y la vida.
Las acciones de mí trabajo se funden con el cotidiano. Las intervenciones en el espacio público tienen una dinámica semejante a la vida en la ciudad. Esto hace de la intervención un lenguaje emocionante y democrático.  Promueve el diálogo con tanta gente que le gustaría comprender un poco mas de nuestro universo artístico, pero les falta oportunidad, les falta alguien que les enseñe a utilizar las herramientas. ”

 

La obra PETS en BIENALSUR busca trasmitir  que el arte no tiene fronteras, ya que la obra puede estar en diferentes lugares conectada por el agua y adaptándose a su circunstancia social y ambiental.

Las grandes botellas, se iluminan desde su interior cuando se acerca la noche. Este simple recurso, muestra un concepto clave para Srur, ya que la iluminación nos hace recordar que las malas acciones no desaparecen por la noche.

Las esculturas integran al espectador con su entorno, generando la experiencia de contemplar el paisaje alterado. ¿Pero por qué esta alterado este paisaje? ¿Por las esculturas o por la falencia que evidencia?

 

 

«Pienso que la compleja relación del hombre contemporáneo con la naturaleza, la aceptación pasiva de la sociedad de los equívocos humanos y la anestesia de los sentidos frente a la distorsión dramática de la realidad son la inquietud de mi obra.
Hace algún tiempo que no me preocupa la inspiración. Recordemos lo esencial, recordemos la importancia de la respiración. El artista tiene que preocuparse en respirar. Sin oxigeno, la mente no puede pensar. Sin oxigeno, no hay vida. »