Nave Vermelhe

AD Minoliti, Argentina.

Kunsthalle Lissabon, Lisboa, Portugal – 2020
Fotos: Cortesía de Kunsthalle Lissabon

AD Minoliti presenta su primera exhibición en Lisboa en Kunsthalle Lissabon, donde a través de sus instalaciones experimentales, fusiona temáticas diversas como la arquitectura, el feminismo queer, la infancia, el animalismo y la ficción especulativa. La artista busca una geometría no binaria donde las teorías de género se apliquen al lenguaje pictórico utilizando collage y técnica mixta.

Ad Minoliti es una artista cuyo trabajo combina el lenguaje pictórico de la abstracción geométrica con una interpretación caprichosa de la teoría queer y feminista. Al participar en una diversidad de formatos y medios, Minoliti asume la pintura no como una mera práctica material, sino más bien como un conjunto visual de ideas para abordar categorías normativas de sexualidad y biología. A lo largo de su obra, las formas geométricas y los paisajes surrealistas sirven para evocar un escenario posthumanista (y un conjunto de referencias) en el que las teorías feministas y de género se pueden aplicar a una interpretación abierta de la pintura, el diseño y la historia del arte. Ya sea en pinturas e instalaciones que abordan la teoría queer o como cofundadora del colectivo de arte feminista PintorAs, Minoliti hace poca distinción entre la vida y la práctica artística: ambas sirven como vectores para desafiar las jerarquías sociales en el arte y la política.

Nave Vermelhe es una instalación que invita a lxs visitantes de Kunsthalle Lissabon a un vehículo extraño y alienígena de exploración espacial. Haciendo referencia a gran interés de la artista por la cultura pop, por la ciencia ficción y por cómo imagina y representa la construcción de la alteridad, el barco que ha aterrizado en el sótano de Lisboa se presenta como un lugar en el que los binarios tienden a ser completamente irrelevantes: humano vs animal vs planta vs tecnología vs hombre vs mujer tiene muy poco sentido para lxs visitantes del espacio. Unx tiernx ser peludx, simultáneamente ambiguo de especie y género, recibe a la audiencia en una habitación donde solo se encuentra un grupo de volúmenes pintados abstractamente. No se sabe si estos son muebles extraños o un lenguaje codificado. El centro de mando es visible a través de una ventana circular y parece estar a tope de actividad. Los paneles de control y las pantallas de visualización están siendo operados por esferas e híbridos de plantas de grandes oojos, caricaturizados o similares a mascotas.