Impresiones sobre actualidad

José Ruiz Díaz, Colombia.

El Dorado, Bogotá, Colombia – 2020
Fotos: cortesía de El Dorado

«Impresiones sobre actualidad» es un proyecto de creación colectiva del artista José Ruiz en El Dorado, en donde 7000 hojas de papel encabezadas con la palabra HOY estan a disposición de la audiencia para componer un enunciado en español que aluda a su propia actualidad. Las hojas van ocupando el espacio de la galería, empapelando sus paredes de piso a techo.

En su inicio «Impresiones sobre actualidad» se planteó como una acción rutinaria que respondería a la «actualidad». Partió de un análisis de recortes de prensa y de la urgencia de dar cuenta de las movilizaciones políticas y sociales que se fortalecieron a finales del 2019 y que prometían agudizarse en el 2020. La sucesión de encabezados, textos y anuncios que hacen uso de la palabra hoy, son el punto de partida de un archivo sobre actualidad sin ninguna vigencia y el objeto de estudio de este proyecto. “Hoy último día”, “Hoy se construye”, “Hoy reclamo”, “Hoy encuentro”, “Hoy anarquía” son algunos de los enunciados que dan lugar a pensar en la actualidad desde la alegoría o simulación.

En una primera instancia el proyecto buscaba interactuar con espectadorxs presenciales y virtuales mediante jornadas de impresión abierta, pero los recientes hechos de emergencia sanitaria global intercedieron en el cronograma del artista. José Ruiz decidió realizar la cuarentena obligatoria en la galería El Dorado, conviviendo con la obra y su proceso.

De esta manera el proyecto cobra una nueva dimensión, potenciado por el contexto, y toma la actualidad no sólo como enunciado si no también como practica diaria para indagar sobre la misma.
La lógica de participación colectiva es a través de la cuenta de Instagram de El Dorado.
El espacio, utilizado como taller ahora también es la residencia permanente del artista, quien registra su acción diaria de impresiones y su cotidianidad en aislamiento mediante las cámaras de seguridad de la galería. De esta manera, la exhibición y la galería permanecen abiertas las 24hs, haciendo frente a un escenario de parálisis y obstrucción de actividades.

La vida cotidiana está llena de hábitos y de rutinas que nos hacen olvidar que la vida misma esta repleta de incertidumbre y pocas certezas. Este momento evidencia nuestra falta de control y nos hace cuestionar cuál es HOY el lugar del arte y la cultura.
Para Valentina Gutiérrez Turbay, directora de El Dorado, «(…) El campo del arte contemporáneo en el que circulan plataformas como Relieve Contemporáneo y Espacio El Dorado creo que lleva haciéndose esta pregunta desde hace rato. Servimos a un público hiper especializado y, aunque puede ser que tengamos la vocación de tener un impacto en una mayor parte de la población, la realidad es que es muy limitado nuestro alcance. Después de los acontecimientos políticos de la segunda mitad del 2019 me convencí de que la importancia del arte era que podía propiciar encuentros y contribuir a la formación de una comunidad, servir para acoger las discusiones importantes que tenían que darse aportando las estrategias propias del arte contemporáneo para que estas pudieran contribuir a imaginar otros mundos posibles. La pandemia global a la que nos enfrentamos hace que esta importancia territorial en la creación de comunidades tenga que redefinirse pero creo que la premisa base no se altera: el aporte del arte -y de lxs artistas, espacios y actores culturales- a la sociedad viene de utilizar mecanismos que se salen de lo cotidiano o racional para dar cuenta de nuestra realidad y proponer formas de aproximarnos a ella conscientemente y registrarla. En ese sentido, creo que debemos continuar impulsando la difusión de las prácticas artísticas y abriendo canales de comunicación y participación. Todxs tenemos mucho que decir, y es emocionante pensar que a través de un proyecto artístico como «Impresiones sobre actualidad» se pueden canalizar estas vivencias y reflexiones, creando una comunidad y diálogos virtuales.»

Frente a este escenario, conversamos con el artista sobre la experiencia y las nuevas lecturas que surgen en «estado de cuarentena» con su exhibición.

M.L.M : Inicialmente este proyecto tomaba como punto de partida la actualidad en el contexto de las movilizaciones sociales y políticas a finales del 2019 pero los hechos recientes han actualizado el foco hacia un contexto inmediato. ¿Encuentras alguna relación en la intención inicial del proyecto y la reciente problemática global?

J.R.D : Si bien el inicio del proyecto estuvo permeado por las movilizaciones sociales a finales del 2019, específicamente en Colombia, el objetivo del proyecto siempre ha sido dar cuenta de un concepto tan abstracto como es la actualidad, entendiendo que la actualidad está permeada por experiencias personales, responsabilidades grupales, situaciones colectivas, decisiones políticas, económicas, ambientales, etc a nivel nacional, regional y global. En ese sentido el proyecto no discrimina o censura ningun tipo de actualidad y debe responder siempre a su contexto. Fue a partir de mi trabajo revisando archivos de prensa y publicaciones periódicas que entendí que la actualidad es una ficción, pero también es una promesa. Impresiones sobre actualidad utiliza la palabra ‘hoy’ como una excusa para referir a muchos momentos que transcurren simultáneamente en un tiempo caduco, y que solo cuando alguien lee el enunciado adquieren vigencia, adquieren actualidad.

M.L.M : ¿Cómo describes la experiencia de hacer la cuarentena en convivencia con tu trabajo y la sala de exhibición? ¿Han surgido nuevas perspectivas a partir de la proximidad diaria?

J.R.D : Un aspecto fundamental de Impresiones sobre actualidad es que el día de la apertura de la exposición las tres salas en las que se desarrolla el proyecto estaban parcialmente vacías y las paredes en blanco, pero en cada una de las salas había un elemento que indicaba que algo iba a suceder. En la primera sala titulada Hoy impresión directa, una prensa tipográfica con tipos móviles, varios tarros de tinta roja y dos arrumes de hojas de papel sugerían que se iba a imprimir: la imprenta como promesa. En la segunda sala titulada Hoy en sala, dos sillas con un micrófono en medio y una vitrina con varios recortes de prensa y documentos que anuncian cosas que suceden “hoy”, sugerían que se iba a realizar un evento: el archivo como promesa. Y en la tercera sala titulada Hoy en cartelera, una proyección que anuncia “La proyección comenzará en breve” invita al público a esperar una proyección: el cine como promesa.

Con los espacios parcialmente vacíos el día de la apertura, yo adquirí la enorme responsabilidad de cumplir las promesas enunciadas en cada sala e ir ocupando el espacio poco a poco. En ese ejercicio que me obligaba a habitar el espacio, primero en jornadas laborales y después como residencia durante la cuarentena obligatoria, fui apropiándome paulatinamente de las salas. El día que inicié la cuarentena de impresión ya estaba muy familiarizado con el espacio y eso me ayudó a adaptarme esa primera noche, aunque en el momento que me acosté sobre el aislante (hecho con materiales de embalaje) mi percepción de la primera sala cambió por completo, porque ahora estaba paralelo la piso viendo el techo, el sistema de iluminación y los textos escritos sobre los carteles que había impreso hasta ese momento. Al principio fue extraño dormir con tanta voces “gritando” en letras capitales rojas alrededor.
A medida que he avanzado en mi rutina de impresión la sala se siente más cálida, en parte porque la cantidad de papel sobre las paredes y junto a mi (cuando duermo) da esa sensación, pero tambien porque la habito las 24 horas, y de alguna forma comparto la soledad de mi residencia con todas las personas detrás de los enunciados en las paredes.

M.L.M : La creación colectiva es una parte fundamental de esta experiencia y trabajo ¿Cuáles son tus primeras apreciaciones sobre la construcción del HOY en comunidad virtual?

J.R.D : Creo que este tiempo en cuarentena nos ha servido para comprender que aún no sabemos qué es la virtualidad ni cómo funciona. La virtualidad nos abrumó y nos decepcionó porque hace evidente algo a lo que quería aludir con el proyecto: la actualidad oscila alrededor de lo banal. La exposición con las paredes empapeladas tiene dos lecturas, la tradicional de izquierda a derecha que alude a la lectura de enunciados en periódicos y medios impresos, y la “actual” de arriba a abajo que alude a la forma como consumimos información a través de redes sociales y medios digitales. Cuando desplazamos la mirada por una columna de carteles (como cuando deslizamos la pantalla) oscilamos entre todo tipo de realidades, todas igual de importantes porque están unificadas en un mismo formato, todas igualmente “actuales” porque las leemos hoy. Esto ya sucedía con los medios impresos, pero en su formato análogo-finito creíamos poseer el control sobre la actualidad, en cambio, el formato virtual en apariencia infinito, nos genera la incertidumbre de no saber por dónde abordarlo. Y en parte me siento así con la participación virtual, es tan amplia, inabordable e impersonal que se puede volver tan banal y rutinaria como el mismo ejercicio que plantea el proyecto. En este sentido destaco la transmisión en vivo las 24 horas porque nos demuestra que la virtualidad es tan interesante como verte a ti mismo 24 horas al día a través de una pantalla.

M.L.M : ¿Cuál crees que es el lugar del arte en un momento donde la incertidumbre y la paralización se apodera de la vida cotidiana?

J.R.D : Para mi el arte es un registro prolongado de la actualidad. Algo interesante en este momento es que el aislamiento y las medidas de encierro obligatorias no nos han permitido registrar lo que sucede de la forma en que estamos acostumbrados, muy pocas fotos son verdaderamente dicientes de lo que está sucediendo a nivel global, y desde mi punto de vista el lugar del arte en este momento es lograr hacer un registro contundente de esa incertidumbre actual. Mi propuesta cae en lo obvio, replicar un encierro mediante un encierro y abrir un canal de comunicación para registrar a través de una rutina otras rutinas.