Chewing Gum Codex

Oscar Santillan, Ecuador.

Trienal de Yokohama, Yokohama, Japón – 2020
Fotos: cortesía del artista.

En la Trienal de Yokohama el artista ecuatoriano Oscar Santillan presenta «Chewing Gum Codex», una instalación multimedia que tiene como protagonista un chicle masticado por el astronauta Neil Armstrong. La instalación sugiere una especulación entre ciencia, mítica y arte.

En 1976 Armstrong se unió a una expedición científica en el Amazonas, cuyo objetivo principal era explorar una gran cueva llamada «Tayos» en el lado ecuatoriano de la selva tropical. Junto a otrxs científicxs, escoltados por soldados ecuatorianos y acompañados por miembros de la comunidad Shuar (nativxs de esa zona de la selva), Armstrong se aventuró en esta cueva, una de las más profundas de la Tierra, que abarca cientos de kilómetros de extensión.

Francisco Guamán era uno de los soldados que seguía de cerca los pasos de Armstrong. Su único interés era recolectar cualquier cosa que perteneciera al astronauta, “lo que pudiera conseguir –dijo– se convertiría en un valioso recuerdo”, ya que en ese momento, era una de las personas más famosas de la Tierra. No está claro qué tipo de artículos esperaba, lo cierto es que un chicle mundano, que había sido masticado por el astronauta, fue todo lo que logró conseguir.

Luego de escuchar rumores sobre esta historia, en 2018 Oscar Santillán localizó a la familia del señor Guamán -quien ya había fallecido- para preguntar sobre estos acontecimientos. La nieta del soldado confirmó la historia y procedió a recuperar el chicle de una caja, concediéndole el objeto al artista, quien, a partir de este elemento, trabajó junto a genetistas para extraer y sintetizar el ADN humano presente en el chicle, para luego insertar el genoma del astronauta en especies vegetales para que puedan ser enviadas al espacio exterior, aprovechando que las plantas se adaptan mejor a las condiciones de gravedad cero, que los seres humanos.

Con los resultados de esta investigación, Santillan desarrolló una instalación que dispone el chicle original junto a las plantas modificadas genéticamente, a partir de un dispositivo que se asemeja a módulos que componen la Estación Espacial Internacional que orbita nuestro planeta. Este módulo inflable está rodeado por tres pantallas sobre las que se proyecta la narración de la historia detrás de este proyecto.

‘Chewing Gum Codex’ sugiere la posibilidad de que un astronauta interespecie sea una forma plausible de viajar por periodos más extendidos a través del universo. En otras palabras, en el futuro, Armstrong podría regresar al espacio, viajando dentro de estas plantas.