Bajo el volcán

Gwladys Alonzo, Francia – México.
Guerrero-Projects, Estados Unidos- 2017

 

Para ilustrar la narración, Gwladys Alonzo proyecta al espectador en el corazón de una embriaguez en México.
La estructura de la exposición reúne recuerdos del pasado como largas inmersiones en el campo mexicano, el trabajo que recuerda sus viajes en tren de Monterrey a Los Mochis, los meses pasados ​​en Oaxaca en la costa del Pacífico juntos y luego con las noches pasadas serpenteando a través de las calles de la Ciudad de México.
Alterna puntos de vista, referencias cíclicas, narraciones paralelas, yuxtaposición y confusión entre acciones reales e imaginarias. Todo esto en conjunto crea, en el espectador, un estado en gran medida contemplativo.

«Los olores, el calor, el polvo de México, el peso del clima. Puede golpearte. La inmensidad de las montañas, la densidad de la naturaleza, de la vegetación. Y especialmente Oaxaca, donde la altura de las montañas es impresionante. Pero en el Norte, sentí una emoción mucho más profunda: un abismo de una inmensidad de vacío – un vacío. El paisaje es tan vasto, y allí estás en medio de todo, solo, y te traga, te abarca. México es salvaje y animal -intenso como usted podría perder el control en un caso. «- Gwladys Alonzo

 

La artista captura un momento, memoriza algo temporal y da forma al paisaje. Aquí es una pieza híbrida, que da la ilusión de la construcción, creyendo que la pieza está todavía en progreso, que nada está establecido, y en cualquier momento podría seguir trabajando en su evolución.
Por cierto, la técnica y el trabajo de Gwladys Alonzo ponen de relieve la relación entre una forma de arte y materiales de construcción, inspirados en la arquitectura reciente y en casas de hormigón más antiguas.
Se inspiró en la ciudad de Guadalajara para Simulacre, un pedazo donde el punto culminante es una roca encontrada en las calles del pueblo. Alonzo llevó incansablemente esa piedra con ella ese día a su estudio, donde luego cubrió la pieza alargada con láminas de hormigón, con el lado en bruto dejando la forma para evocar el marco de la ciudad, mientras que el lado blanco pintado representa la pintura utilizada en las casas del pueblo.
Después de sus viajes al norte de Guadalajara al norte de Jalisco, Alonzo planteó la cuestión de la superficie de la tierra y la textura y los colores del desierto. El artista cambia de curso y se pone en una búsqueda de mística insaciable y alucinaciones.
Extrait se centra y evoca la idea de culto: una Guadalupe que brilla con espíritu brillante o un templo en ruinas en la cima de una montaña.

 

Entonces la inmensidad de México para Alonzo se convirtió en un sentimiento más inquietante:
«En Oaxaca, el tono era menos sereno y tranquilo. Sentí la necesidad de poner las cosas en una escala más humana: la de mi cuerpo. Al principio tuve una euforia con respecto a los espacios, pero en Oaxaca ya no sentía paz. Sentí el terror conectado a los espacios. En algunos momentos, sientes que el mundo te afecta, y otros sientes que eres tú quien afecta al mundo. Elegí controlarla y adaptarla”. Es por ello que la artista capta el suelo como una superficie envolvente, una piel, una capa protectora. «… es una historia de superficie y contacto. Mi piel es la separación entre el mundo y mi cuerpo, ya que la superficie del suelo divide el aire de lo que está debajo «, dice Alonzo y para Hueco primero esculpió la superficie de un volcán.

Finalmente, Alonzo se aplicó con fuerza y ​​carnalidad a esta sustancia mexicana ardiente. Pero poco a poco, la escala monumental de sus primeras piezas se estrechó. El volcán puede ahora ser sostenido en sus manos, como si con el tiempo ella apaciblemente domine el material.

 

Anissa Touati
Curadora

 

 

Fotos cortesía Guerrero-Projects